Your Number Story


Sanarme

Calentamiento con Brain Dance

Brain Dance es una rutina sencilla diseñada para integrar y fortalecer la conexión entre el cerebro y el cuerpo. Originalmente fue creado por Anne Green Gilbert, Brain Dance se basa en los movimientos naturales que hacemos durante los primeros 12 meses de vida. Estos movimientos ayudan a “conectar” el cerebro para lograr un sistema nervioso saludable y fomentan una sensación de plenitud. 

Repetir estos movimientos regularmente con Brain Dance puede ayudarnos a mantener fuertes el cuerpo y el cerebro. También puede completar las carencias en nuestro desarrollo neurológico que pueden deberse a un trauma infantil. 

Mientras que Brain Dance se enfoca en ocho patrones básicos de movimiento (Más acerca de estos a continuación), el baile en sí puede incluir muchos estilos y formas. Puedes buscar "Brain Dance" en Google para encontrar el que te guste o empezar con este.

Prueba este Brain Dance

Elementos de Brain Dance

ALIENTO

Respira profundo varias veces por la nariz y exhala por la boca.
¿Por qué? La respiración trae oxígeno al cerebro y conciencia al cuerpo.

TÀCTIL

Aprieta, golpetea, palpa o dale palmaditas a todas las superficies de tu cuerpo. Brazos y piernas, torso, espalda y cabeza.
¿Por qué? El tacto activa el sistema sensorial-motor y es un elemento importante en la vinculación.

NÚCLEO-DISTAL

Hazte bolita y luego estírate ampliamente, luego repite el proceso.
¿Por qué? Este patrón ayuda a desarrollar un sentido de tí mismo y activa la conciencia central y la alineación del cuerpo. 

DE LA CABEZA A LA COLA

Mueve la cabeza y la "colita" en direcciones opuestas. De lado a lado, delante y detrás. Sacude un poco la columna.
¿Por qué? Estos movimientos aumentan la flexibilidad de la columna y la eficiencia del sistema nervioso central.

PARTE SUPERIOR E INFERIOR DEL CUERPO

Mantén los pies en su lugar y mueve la parte superior del cuerpo y los brazos. Luego has lo contrario. Mantén la parte superior del cuerpo quieta y mueve las piernas.
¿Por qué? Estos patrones nos ayudan a conectarnos emocionalmente mientras desarrollamos la capacidad de trazar y reconocer límites.

LADO DEL CUERPO

Deja quieto un lado del cuerpo y mueve el otro, luego has lo mismo con el otro lado. Mueve los ojos de lado a lado.
¿Por qué? Estos movimientos mejoran el equilibrio y pueden ayudarnos a aprender a analizar nuestras opciones.

MOVIMIENTOS CRUZADOS

Esta vez, mueve las partes opuestas al mismo tiempo, por ejemplo, el codo izquierdo a la rodilla y el codo derechos a la rodilla izquierda.
¿Por qué? Los movimientos cruzados ayudan a integrar ambos lados del cerebro y crean rutas para el pensamiento complejo.

VESTIBULAR

Has algo que te haga sentir mareado o desequilibrado. Mécete y gira, luego quédate quieto y respira unas cuantas veces para conectarte a tierra.
¿Por qué? Este movimiento desarrolla conciencia espacial, equilibrio, coordinación e integra los cinco sentidos.