Your Number Story

Apoyo para familias y comunidades

  • Resiliencia del Cuidador
  • Conexiones Sociales
  • Fomentar el Aprendizaje
  • Apoyo
  • Social & Emotional Competence

Aumenta la resiliencia de quien cuida

La realidad es que en la vida siempre habrá estrés, ya sea por retos financieros, problemas de salud, divorcio, u otras dificultades. Sin embargo los investigadores demuestran que la manera en la que los padres responden a situaciones estresantes, ya sea que tengan la capacidad de lidiar de manera sana y las habilidades para amortiguar de las situaciones estresantes a los niños, es mucho más importante que el estrés en sí, para determinar los resultados de la familia.

Y nosotros como individuos o como comunidades podemos ser parte del apoyo a las familias.

Cuando los proveedores de cuidado pueden manejar el estrés y funcionar bien, aún frente a la adversidad, los niños se pueden seguir desarrollando de manera sana y positiva. Estas son dos maneras de ayudar:

Fomenta el cuidado personal

Pregúntale a los papás y a quienes cuidan a los niños cómo se están cuidando a sí mismos, y si están abiertos, ten preparadas ideas y sugerencias.

Quítales la presión

Criar a los niños es estresante. Normalizar ese hecho puede reducir la presión de los papás y los cuidadores y evitar que se juzguen a sí mismos. Puedes ayudarles hablando y compartiendo tus propias historias, y creando junto con ellos un plan para lidiar con situaciones estresantes de la paternidad.

¿Quieres aprender más acerca de cómo tu comunidad puede apoyar a los niños y a las familias?

Visita el centro para el estudio de políticas sociales para encontrar recursos acerca de cómo las comunidades y las organizaciones filantrópicas pueden y están ayudando.

Establece conexiones sociales

Cuando los papás y los cuidadores tienen relaciones sólidas basadas en confianza y respeto mutuo, toda la familia se beneficia, incluyendo a los niños. Las conexiones sociales de apoyo ayudan a proteger a los papás de las tensiones de la vida y aumentan su capacidad para nutrir a los demás.

Establece conexiones

Invita a los padres y a los proveedores de cuidado a eventos (ahora mismo hay muchos que son virtuales) donde pueden conocer a otras familias, con o sin niños. Es particularmente importante contactar a los proveedores de servicio que podrían estar aislados.

Nota: ¡Si asistes a eventos en persona, por favor toma precauciones COVID!

Mapea el apoyo

Ayúdale a un papá o cuidador a identificar a las personas y / o comunidades que más podrían apoyarlos. Has un plan junto con ellos para que convivan con una o más de esas personas o comunidades la próxima semana.

Fomenta el aprendizaje acerca de cómo criar a los niños, y el desarrollo infantil

Todos estamos aprendiendo continuamente acerca de nuestros niños y cómo cuidarlos para sus necesidades cambiantes. La ciencia nos ayuda a entender cómo crecen los niños, cómo se desarrollan y como los proveedores de cuidado les pueden ayudar mejor.

Estas son dos maneras de ayudar:

Conviértete en un modelo a seguir

Modela las interacciones positivas y enriquecedoras, el juego y la comunicación con los niños y sus padres o proveedores de cuidado. Háblales acerca de lo que los niños están haciendo para su desarrollo y, si puedes, elogia las interacciones positivas.

Para aprender más acerca del desarrollo de los niños, consulta uno de estos recursos:

Sé un recurso

Ayúdale a los padres o proveedores de cuidado a identificar fuentes de confianza para consejos de crianza. Estas pueden ser personas que tú conoces, sitios de internet, comunidades en redes sociales, etc. También puedes ayudar a conectar a los padres o proveedores de servicio con clases de crianza, ya sea en línea o en tu comunidad. Si te parece apropiado, considera asistir tú también para compartir la experiencia.

Ofrece apoyo cuando sea necesario

Todos los papás y quienes cuidan a los niños, a veces necesitan ayuda. Eso es normal. Sin embargo, a veces, cuando no podemos manejar todo nosotros mismos, podría parecer que estamos fracasando.

Es importante que los papás entiendan que saber cuándo, cómo y a quién pedir ayuda, en realidad es una muestra de fortaleza y resistencia.

Si nosotros, como individuos y comunidades somos capaces de proporcionar apoyo a las familias cuando nos es posible, podemos ayudar a normalizar la interdependencia saludable que las familias necesitan para prosperar.

Estas son tres maneras de ayudar.

Prepárate con recursos para compartir

Revisa y agrega esta página de recursos a tus favoritos. Encontrarás ayuda para problemas que van desde la custodia y el apoyo a la co-paternidad, hasta servicios de crisis para niños que se han fugado de casa y subvenciones para madres solteras.

Entérate a dónde ir en tu localidad

Familiarízate con los recursos de tu comunidad (2-1-1, centros de distribución de alimentos, bancos de pañales, y servicios de empleo, vivienda, médicos, de salud mental, sociales, educativos, o legales, etc.) comparte al menos uno cada semana en redes sociales. Anima a las familias en tu vida a que busquen ayuda cuando la necesitan, y háblales abiertamente acerca de los momentos en los que tú la has recibido.

Has un plan

Si sabes de alguna necesidad que tenga la familia, ofrécele al papá o mamá, o a la persona que cuida a los niños, ayuda para resolver el problema. Trabajen juntos para encontrar soluciones concretas, como una lista de agencias a las que llamar, personas a las que pedir ayuda, recortar gastos, etc.

Ayuda a que los niños desarrollen habilidades sociales y emocionales

Los niños necesitan una relación estable con un adulto cariñoso que les ayude a sentirse seguros para expresar sus emociones, responda emocionalmente, y sea un modelo de empatía. Un adulto que marque las expectativas, motive las habilidades sociales, y cree oportunidades para resolver problemas. Este tipo de apego enriquecedor es crucial para el desarrollo social y emocional de un niño.

Estas son dos maneras de ayudar:

Acorta la distancia

Conecta a familias con recursos para ayudarles a desarrollar las habilidades sociales y emocionales de sus niños. Estos pueden ser juguetes, juegos, o libros, grupos de juego o clases de crianza, o consejos de salud mental, dependiendo de las necesidades de la familia.

Nota: ¡Si asistes a eventos en persona, por favor toma precauciones COVID!

Recuerda un modelo a seguir

Pídele a los papás o a la persona que cuida a los niños que piensen en un adulto que los hizo sentir cuidados y queridos cuando eran niños. Pregúntales qué hizo que esa relación fuera importante y cómo se relacionaban con ese adulto. Ayúdalos a descubrir cómo pueden crear interacciones positivas, como las que vivieron con esa persona a la relación con sus propios niños.