Your Number Story

Ayuda
a mis niños

Sacar y regresar

“Servicio de devolución” es el proceso de prestarle atención a las pistas que nuestro niño nos está mandando y responder con apoyo y de manera alentadora. “Servicio y devolución” es esencial para desarrollar y fortalecer la comunicación y las habilidades sociales.

Sigue estos saludables pasos de “saque y respuesta”, que recomienda el Centro para el Desarrollo de los Niños en la Universidad de Harvard.

PON ATENCIÓN

El primer paso es poner atención a los "saques" de nuestro hijo. Nadie puede estar completamente concentrado las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Pero encontrar bloques de tiempo en los que podamos prestarles toda nuestra atención, sin teléfonos, correos electrónicos ni redes sociales, hace una gran diferencia. 

ATRAPA EL SERVICIO

Los niños y los bebés nos mandan docenas de señales muy sutiles, todo el tiempo. Quizá notemos que nuestro niño está viendo o apuntando a alguna cosa en particular, o qué tono utilizan cuando lloran, o incluso sí están haciendo cierta cara. Esos son “servicios” tu papel es atraparlos.


No sólo beneficiamos a nuestro hijo cuando recibimos un saque, también estamos conociendo su "vocabulario" y fortaleciendo la relación entre nosotros.

REGRESARLES EL SAQUE

"Regresar el saque" significa reaccionar con comprensión y solidaridad. Si nuestro hijo está señalando, podemos mirar hacia dónde apunta y comentar lo que está viendo. Si están haciendo una mueca de frustración, podemos reconocer que puede estar sintiéndose frustrado y que estamos ahí para darles un abrazo.

Los niños sienten que los escuchas y los entiendes cuando se les regresas el saque. 

EL USO DE NUESTRAS PALABRAS

Cuando regreses un saque, describe lo que estás notando o haciendo. Si nuestro hijo señala una pelota, podemos levantarla y decir: "¿estás mirando esta pelota?" Si están saltando hacia arriba y hacia abajo, podemos decir: "¡Oye, estás saltando!"

El uso de palabras para describir cosas le ayuda a los niños a entender Sacar y regresar el mundo que los rodea, forma conexiones de lenguaje en su cerebro y les permite saber que los escuchan.

VOLEO... EN SU HORARIO

Sacar y regresar puede (o no) conducir a más ida y vuelta. Comprométete ... y sé paciente. Los niños procesan muchas cosas a la vez y, a menudo, necesitan tiempo para recopilar y formar sus pensamientos. Podemos darles espacio sin dejar de estar atentos, y estar listos para otro saque y regreso.

Mientras esperamos, nuestro hijo tiene tiempo para desarrollar sus propios pensamientos y, escuchar nuestra respuesta, le ayuda a practicar el autocontrol.

SÉ CUÁNDO TERMINAR

También es importante estar atento a las señales de que nuestro hijo está listo para lo que sigue. Si se ponen inquietos, se distraen o se alejan gateando, es posible que estén listos para algo nuevo. Lo que nos da la oportunidad de estar atentos al próximo servicio.

Dejar que nuestro hijo sea el que termine algo le da espacio para explorar el mundo sabiendo que lo apoyamos.

Cómo es que jugar le ayuda a los bebés a desarrollarse

El juego es una extensión del "saque y regreso". Los juegos simples como Dónde Está y Tortillitas son más que divertidos. Literalmente, están desarrollando los circuitos cerebrales de nuestro bebé de una manera muy poderosa.

A medida que nuestros bebés y niños chiquitos se desarrollan, jugar juntos nos ayuda a todos, niños y familias, a crecer y prosperar de maneras clave:

EL JUEGO APOYA LAS RELACIONES RECEPTIVAS

Mientras jugamos con nuestros hijos, nos conectamos y profundizamos nuestra relación. Usa lo que sabes de "saque y regreso" durante el juego para mejorar la comunicación. A los niños un poco más grandecitos les podemos hacer preguntas abiertas.

EL JUEGO FORTALECE LAS HABILIDADES BÀSICAS PARA LA VIDA

El juego ayuda a desarrollar habilidades para planear, resolver problemas, coordinar, colaborar, cumplir las reglas, ser flexible y negociar. No necesitamos mucho espacio, juguetes o equipo sofisticado. Es más, la imaginación permite la exploración y el crecimiento de las habilidades sociales, emocionales, motrices y cognitivas.

JUGAR REDUCE EL ESTRÉS

El juego puede ayudarle a los niños a practicar habilidades para enfrentarse, al mismo tiempo que reduce nuestro estrés como padres o cuidadores. A medida que los niños crecen, el juego les ayuda a procesar las experiencias y a expresarse de maneras apropiadas para su desarrollo. Jugar nos hace sentir mejor.