Your Number Story

Ayuda
a mis niños

Señales de estrés en niños y adolescentes

Los niños y adolescentes que han sufrido adversidades o estrés tóxico intenso o severo, también pueden haberse sensibilizado o a otras fuentes subsecuentes de estrés. Sus respuestas al estrés pueden activarse más fácilmente y pueden ser mayores que las de otros niños que no han pasado por experiencias similares. Cuando parece que nuestros niños hacen las cosas más grandes de lo que son o sobrereaccionan, es muy posible que no todo esté “en sus cabezas”, y es posible que no sólo se están tomando las cosas de manera muy personal. Sus respuestas podrían ser porque biológicamente son más sensibles a la experiencia de las fuentes de estrés que están sintiendo.

Cuando experimentamos ACEs, nuestros cuerpos pueden continuar produciendo más hormonas del estrés que la persona promedio. A través de nuestra niñez y nuestra adolescencia, eso puede manifestarse cómo problemas para dormir, dificultad para enfocarse en tareas o prestar atención y aprender, o luchar con la autorregulación.

Existen otras señales que podemos observar, y que podrían significar que nuestros niños están pasando por estrés y les caería bien un poco más de apoyo, sin importar su historial ACE. La siguiente tabla enlista algunas otras maneras en las que el estrés se manifiesta en niños y adolescentes.

GRUPO DE EDAD

POSIBLES SEÑALES DE ESTRÉS

NIÑEZ TEMPRANA

  • Miedo a estar solo
  • Soñar feo
  • Problemas del habla
  • Pérdida del control de la vejiga / intestinos, estreñimiento, mojar la cama
  • Cambios en el apetito
  • Aumento de los berrinches, lloriqueos o aferrarse

EDADES DE 6 A 12

  • Irritabilidad, lloriqueos, comportamiento agresivo
  • Aferramiento, pesadillas
  • Alteración del sueño/apetito
  • Síntomas físicos (dolores de cabeza, dolores de estómago)
  • Alejarse de los compañeros
  • Pérdida de interés
  • Competencia por la atención de los padres
  • Problemas para recordar las tareas del hogar y nueva información aprendida en la escuela

ADOLESCENTES

  • Síntomas físicos (dolores de cabeza, erupciones cutáneas, etc.)
  • Alteración del sueño/apetito
  • Agitación o disminución de la energía, apatía
  • Ignorar el cuidado de la salud
  • Aislarse de compañeros y seres queridos
  • Preocupaciones por el estigma y las injusticias
  • Evitar o faltar a la escuela

Si estas, u otras señales de estrés en tu niño o adolescente te preocupan un poco, habla con tu doctor o con el consejero de la escuela de tu hijo. Hay muchas herramientas disponibles para ayudarte, pero un profesional de confianza te puede dar la mejor guía para la situación de tu familia.