Your Number Story

Ayuda
a mis niños

  • El historial ACE de mi hijo
  • FAQs
  • Ayudar a los niños a manejar el estrés
  • Kit de herramientas para desarrollar resiliencia
  • Primera Infancia
  • Comunicación y conexión

El historial ACE de mi hijo

Mientras que el estudio original de ACE se enfocó en 10 categorías específicas, hay muchas otras maneras en las que un niño puede sufrir adversidades que lo podrían llevar a una respuesta de estrés tóxico.

Un vistazo más general a la adversidad

Mientras que el estudio original de las ACEs se enfocó en diez categorías específicas, los estudios adicionales muestran que hay muchas otras maneras en que los niños pueden experimentar adversidades que los lleven a una respuesta tóxica al estrés. Las herramientas que comúnmente se usan para evaluar ACEs en los jóvenes incluyen una serie de preguntas para identificar posibles fuentes adicionales de estrés tóxico, incluyendo:

  • Violencia en la comunidad, el vecindario, o la escuela (como el acoso dirigido, agresiones, violencia con armas de fuego, guerra, o terrorismo)
  • Discriminación que incluye hacer de menos, excluir, o maltrato por raza, etnicidad, identidad de género, orientación sexual, religión, diferencias del aprendizaje, o discapacidades
  • Problemas de vivienda (no tener un lugar estable para vivir, mudarse frecuentemente)
  • Preocupaciones por comida (preocuparte de que tu hijo no tenga suficiente alimento)
  • Separación de uno de los padres por motivo de cuidado tutelar o inmigración
  • Vivir con un padre o proveedor de cuidado con una enfermedad o discapacidad física muy seria
  • O haber vivido con un padre o proveedor de cuidado que haya muerto   

Para los adolescentes, hay dos factores adicionales que considerar:

  • Ser detenido, arrestado, o encarcelado
  • Abuso físico o verbal, o amenazas de parejas románticas

Mientras que no existe una herramienta que pueda atender cada fuente potencial de estrés que nuestros niños enfrenten, empezar por aquí puede ayudarnos a entender cuánto es que las experiencias que han vivido pueden impactar su bienestar.

Revisar el historial ACE de mi hijo
Revisar el historial ACE de mi adolescente

Resultados

Entre más adversidad sin apoyo sufra un niño, mayores serán las probabilidades de que desarrolle una respuesta de estrés tóxico.

Para los niños y los adolescentes, el estrés tóxico les puede causar problemas de salud, entre otros, como asma, alergias, erupciones de la piel y eczema, dolores, molestias, depresión, autolesiones, problemas de aprendizaje o de conducta, retraso en el desarrollo, THDA, no graduarse de la preparatoria, el uso temprano de alcohol o las drogas, y actividad sexual temprana.

Como padres, esto puede sonar abrumador. Nos enfrentamos a probabilidades increíbles para mantener a nuestra familia unida todos los días, especialmente aquellos de nosotros que lidiando con barreras como el racismo, discriminación, bajos ingresos, y comunidades con falta de recursos.

Los resultados para los niños y los adolescentes con ACEs muy altas, no son caminos predeterminados. Nuestros cerebros y nuestros cuerpos son muy resilientes y están listos para el cambio, especialmente cuando somos jóvenes.

Siguientes pasos

Con lo que sabemos de las ACEs, podemos ver los comportamientos y los síntomas de nuestros niños y adolescentes desde otra perspectiva, sabiendo que sus cerebros y cuerpos pueden estar respondiendo a loa que han vivido. 

También puede ser bueno hablar con el pediatra, maestro, consejero escolar, u otros adultos de confianza en la vida de tu hijo, para que se vuelvan miembros de su equipo de apoyo. Quizá queramos tener en mente que en muchos estados y territorios de los Estados Unidos, la mayoría de la gente que trabaje con niños, por ley tiene que declarar al Servicio de Protección Infantil, o a las autoridades competentes, cualquier incidente de abuso infantil o negligencia del que se sepa o se sospeche.

Las experiencias adversas no son lo único que impacta la salud y los resultados de los niños y los adolescentes. Las experiencias positivas son vitales para ayudar a los niños a que alcancen su potencial.

Hay mucho que podemos hacer para ayudar a proporcionar un antídoto para la adversidad que enfrentan nuestros niños. Las relaciones cariñosas de apoyo, un ambiente seguro y estable para vivir, aprender y jugar; participar en la comunidad, y participar en actividades sociales (como arte, música, teatro, o deportes) son elementos clave para ayudar a que nuestros niños prosperen. Aprende más acerca de los elementos que componen Resultados Saludables a Través de Experiencias Positivas (HOPE por sus siglas en inglés).

También reconocemos que aquellos que podemos, necesitamos seguir abogando por políticas y recursos que conviertan a cada vecindario y a cada escuela en un lugar seguro para que los niños aprendan y crezcan. Necesitamos asegurarnos que cada comunidad y cada familia esté bien equipada para darle a los niños el tiempo, atención, cuidado, Y el acceso que necesitan para florecer y prosperar.

Preguntas frecuentes acerca de la crianza de niños con ACEs.

Aprender acerca de ACEs nos puede equipar para cuidar mejor a nuestros niños y sus necesidades. A continuación hay algunas preguntas comunes que los proveedores de cuidado tienen acerca de ACES, los niños, y la crianza.

Ningún niño es demasiado joven como para verse afectado por ACEs. Los bebés son más vulnerables que cualquier otro grupo de personas. Sus cerebros se están desarrollando rápidamente a través de cada nueva experiencia y encuentro. ACEs y el estrés tóxico pueden interrumpir el desarrollo, además de muchos otros efectos negativos, mientras que los bebés y los niños chiquitos crecen, especialmente si no están rodeados de relaciones y ambientes sanos y enriquecedores.

Las ACEs pueden ser impactantes, aún si no parece que están causando daño en el momento. Cuando los niños no tienen sus necesidades satisfechas a lo largo de un período de tiempo, pueden demostrar una falta de enfoque e inhabilidad para concentrarse que puede ser lo suficientemente seria para resultar en un diagnóstico de TDA. Cuando los niños presencian violencia interpersonal entre los adultos, pueden desarrollar asma. Cuando un proveedor de cuidado se enoja y explota frecuentemente, gritando y con una falta de control emocional, aún sin ningún contacto, el resultado puede ser tan dañino para los niños a nivel biológico, como el abuso físico.

Podemos hablar con nuestros doctores. Hablar con nuestros doctores, o con los pediatras de nuestros niños acerca de su historial ACE, junto con cualquier otra preocupación acerca de la salud de nuestros niños, puede ayudarles a proporcionarle a nuestras familias cuidado más efectivo. Nuestros doctores pueden abogar por nosotros y los miembros importantes de nuestros equipos de apoyo, especialmente si saben y entienden la situación de nuestra familia.

Nuestros doctores pueden proporcionar evaluaciones formales, para nosotros y para nuestros niños, siempre y cuando sea apropiado, para ACEs, retos del desarrollo, condiciones de salud del comportamiento, violencia interpersonal, abuso de sustancias, u otros problemas o condiciones. Nos pueden ayudar con (o referirnos a alguien que nos ayude para) muchas dificultades de nuestras propias adversidades de la niñez, que nos preocupa que podrían estar afectando el bienestar de nuestros niños ahora mismo.

También puede ser de mucha ayuda hablar con los maestros o consejeros de nuestros niños, o cualquier otro adulto de confianza en sus vidas, para que puedan ayudarnos a atender las necesidades de nuestros niños y proporcionarles el mejor apoyo posible.

No olvidemos que en muchos estados y territorios de los Estados Unidos, por ley, la mayoría de la gente que trabaja con niños tiene que reportar a los servicios de protección infantil, o a las autoridades, cualquier abuso o negligencia hacia los niños del que se sepa o se sospeche.
Aunque las 10 ACEs originales son las mismas para todas las edades, hay algunas herramientas diferentes que están disponibles para explorar el historial ACE de nuestros niño adolescente.Estas herramientas incluyen factores de riesgo adicionales para estrés tóxico, como el acoso y la discriminación. Aprende más aquí.
Cuando las situaciones en el presente son abrumadoras y están fuera de nuestro control, pueden activar sentimientos similares a los traumas del pasado. Como padres con ACEs, es probable que sintamos como que las cosas fueron demasiado, o que estuvieron fuera de nuestro control mientras que estábamos creciendo. Identificar y reconocer estos sentimientos es un primer paso muy importante. Después podemos tomar algo de tiempo para enfocarnos en las cosas que sí podemos controlar. Dedicarle demasiado tiempo a la incertidumbre y a la falta de control puede hacer que las situaciones estresantes se vuelven traumáticas. La clave es desarmar las cosas en pasos fáciles que podamos controlar para reducir nuestras hormonas del estrés. A veces lo que podemos controlar es muy pequeño. Quizás sea tan sencillo cómo enfocarnos en nuestra respiración. Pasa algo de tiempo en la naturaleza. Una rutina sólida de sueño. Encuentra maneras para moverte todos los días. Consume alimentos nutritivos . Habla con un amigo. De ser posible, conéctate con un profesional de la salud mental.Escoge una cosa para empezar, algo que esté a tu alcance hoy mismo.

Como padres con ACEs es más probable que lidiemos con nuestras propias consecuencias de salud física y mental. También estaremos más propensos a explotar verbalmente, o a tener más dificultades para controlar nuestros impulsos, especialmente cuando nos estamos sintiendo abrumados, cuando estamos lidiando con estrés muy intenso, la pandemia, estrés económico, estrés de trabajo, y encima de todo retos con nuestros niños, puede ser que lleguemos hasta el borde de nuestras habilidades para lidiar. Hay recursos disponibles para ayudarnos con las crisis en cualquier momento. Pedir ayuda es una señal de fortaleza y resiliencia.

Para aprender más acerca de la crianza con ACEs, y para conectarte con una comunidad que ofrezca apoyo e información, dale un vistazo la Comunidad de Crianza con ACEs de las Experiencias Positivas y Adversas de la Niñez (PACES Connection, por sus siglas en inglés).

Ayudar a los niños a manejar el estrés

¿Cómo podemos aceptar que nuestros niños están haciendo lo mejor posible con las herramientas a su alcance en el momento presente? ¿Cómo podemos darles herramientas para satisfacer sus necesidades?

Corregulación

Antes que los niños aprendan a calmarse a sí mismos, aprenden del ejemplo de nuestras habilidades y conducta saludable. Una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestros niños es proporcionarles un ambiente seguro para procesar sus pensamientos y sentimientos, y practicar una conducta sana. A esto se le llama corregulación, y es una colaboración entre nosotros y nuestros niños. La clave es crear ese espacio para manejar nuestro propio estrés, dando el ejemplo de nuestro propio cuidado personal and self-regulation. This co-regulation stage is critical to our child’s ability to self-regulate as they get older.

El estrés y las ACEs

Podemos ayudar a validar y empoderar a nuestros niños y adolescentes que han pasado por tiempos difíciles, o que están viviendo con ACEs al reconocer que su cuerpo puede estar produciendo más hormonas del estrés que la persona promedio.
Eso se puede manifestar como problemas para dormir, dificultades para enfocarse en tareas o prestar atención y aprender, o luchar con el autocontrol o la autorregulación. Eso es normal como consecuencia de lo que han pasado. Nuestros cuerpos tienen un mecanismo diseñado para protegernos del peligro, y como han pasado por algún daño, ese mecanismo es todavía más fuerte.
Podemos asegurarles que no tienen que sentirse apenados o culparse a sí mismos por la manera en la que se sienten o reaccionan. Sus experiencias, y el hecho de que sus cuerpos hayan reaccionado para afrontar los retos de sus vidas, no es su culpa, y estamos aquí para ayudarles a entender y para apoyarlos mientras que aprenden a manejar las reacciones y los retos que le han impactado a sus cuerpos y a sus vidas.

El comportamiento es comunicación

Hay que recordar que el comportamiento es comunicación. En lugar de tener que "arreglar" el comportamiento de nuestro hijo, podemos buscar formas de entender su comportamiento al tratar de comunicarse.

Cuando nuestros niños están batallando con grandes emociones, lo primero que podemos ayudarles a hacer es regular. Échale un vistazo a las herramientas a continuación para ayudarle a los niños a desactivar su respuesta a pelear, volar, o congelarse y regresar a un estado de calma.
Luego nos podemos identificar con ellos coma validando cómo es que se sienten. Esto ayuda a fortalecer la relación de apego.
Una vez que ellos sean capaces de pensar con más claridad, les podemos ayudar a nombrar sus emociones, razonar y resolver problemas juntos, y reflexionar acerca de cualquier cosa que hayamos aprendido.

Instrumentos

Actividades de respiración para niños
Esquina para enfriarse
Técnicas de conexión a tierra para niños
Meditación
para niños

Kit de herramientas para desarrollar resiliencia

Resiliencia es la habilidad para recuperarnos de situaciones difíciles y estresantes. Aún si nuestros niños ya han pasado por cosas bastante difíciles, les podemos ayudar a desarrollar resiliencia.

No importa dónde nos encontremos en nuestro camino como padres, hay pasos que podemos dar para ayudar a que nuestras familias se vuelvan más fuertes y más unidas. Podemos ayudarle a nuestros niños a lidiar con tiempos difíciles de maneras muy positivas.

Mientras que parte de la adversidad que viven nuestros niños está fuera de nuestro control, hay oportunidades para reducir los retos a los que se enfrentan, y para ayudarles a reducir y manejar el estrés que experimentan. Esto puede llevar a resultados más sanos, seguros, y fuertes para sus vidas, ahora y en el futuro.

Explora cómo prevenir y tratar la adversidad y ayudar a proteger a tus niños de los efectos del estrés tóxico.

Desarrollar una rutina para acabar con el estrés

Primera Infancia

Los primeros años en la vida de un niño son particularmente importantes para su desarrollo. Millones de conexiones le dan forma al cerebro y a cada sistema en el cuerpo. La manera en la que les prestamos atención y respondemos juega un papel muy importante en cómo se desarrollarán los bebés.

El cerebro de los bebés se desarrolla a través de la interacción. Cuando los bebés y los niños pequeños envían señales y no hay respuesta o se enfrentan con violencia, negligencia o abuso, se puede interrumpir el desarrollo del cerebro. Si la negligencia o el abuso se vuelven crónicos, la respuesta al estrés del niño puede aumentar y afectar aún más el desarrollo.

Lo bueno es que hay cosas que podemos hacer para que nuestros niños chiquitos se sientan apoyados y cuidados. Podemos motivar el sano desarrollo del cerebro, un sentido sólido de nosotros mismos, y muchos otros beneficios para la salud y el bienestar de nuestros niños a través de sus vidas.

Consulta “Cómo están construidos nuestros cerebros: La historia principal del desarrollo del cerebro”. Estos 4 minutos podrían cambiar la manera en la que entendemos a nuestros niños y a sus mentes (¡y quizá incluso a nosotros mismos!)

Criar bebés y niños chiquitos puede ser particularmente estresante. Los niños en edades de cero a tres tienen el índice más alto de negligencia y abuso que cualquier otro grupo, y el riesgo es más alto para los bebés en su primer año de vida. Si te sientes abrumado, tienes que saber que no estás solo. Pedir ayuda está bien. Obtén ayuda inmediata en la Línea de Crisis por Texto con consejos gratis 24/7, enviando la palabra ACES por texto al 741741. Para aprender más acerca de la crianza con ACEs y para conectar con una Comunidad de apoyo, consulta la Comunidad de Crianza con ACEs de PACES Connection.

¿Por dónde te gustaría empezar?

Salud Mental: Embarazo y primer año
apego seguro
SAQUE Y DEVOLUCIÓN

Comunicación y conexión

Desde la infancia hasta la adolescencia, nuestros niños necesitan nuestra ayuda para entender y navegar sus pensamientos, sentimientos y conducta, y aprender cómo expresarse de manera sana. La incertidumbre puede crear ansiedad a cualquier edad. Como padres y proveedores de cuidado, es importante hablarle a nuestros niños acerca de situaciones estresantes en lenguaje apropiado para su edad, y permanecer calmados y sensibles para ayudarles a lidiar. 

Estas son algunas sugerencias para comunicarnos claramente durante tiempos de estrés:

DESARROLLA UN VOCABULARIO EMOCIONAL

Si nuestro hijo se enfrenta a una situación difícil, podemos preguntarle cómo se siente al respecto, ayudándole a entender, nombrar y comunicar sus emociones. Una buena herramienta para esto es La Rueda de las Emociones (versión para niños) o La Rueda de las Emociones (versión para adolescentes/adultos).

COMPARTE LOS HECHOS
Después de escuchar el punto de vista de tu hijo acerca de una situación estresante, corrige con calma cualquier información equivocada y comparte, de acuerdo con su edad, hechos y sentimientos honestos. Ayudarlos a enfocarse en cosas que podamos controlar para mantenernos sanos, a expresar nuestros sentimientos, y ayudar a otros.

SÉ UN MODELO DE AUTOCUIDADO
Cuando necesitas tomarte un descanso, comunícalo y tómatelo si es posible. Si te está costando mucho trabajo, eso es normal. Criar a los niños puede ser muy difícil, aún en la mejor de las circunstancias, especialmente en estos días. Ser un ejemplo de buena y honesta comunicación alrededor de nuestros sentimientos, nos ayuda a darle a nuestros niños un modelo a seguir.
MANTÉN EL CONTACTO
Los apoyos sociales son esenciales para el desarrollo de los niños y para el bienestar de toda la familia. Encuentra maneras de mantener a tus niños conectados.

DIARIO FAMILIAR

Llevar un diario es una práctica constante para registrar nuestros pensamientos, sentimientos e ideas en un espacio privado. Practicar esto en familia nos puede ayudar a conectar con nuestros sentimientos individuales y compartirlos en comunidad.

Motiva a todos en la familia para que lleven su propio diario. Este no sólo tiene que ser para escribir, también podemos dibujar, hacer collage, garabatos, colores, y escribir letras de canciones para expresarnos.

Este es un diario que llevamos entre nosotros y nuestros niños o adolescentes. Uno de nosotros crea una entrada en el diario: escribiendo, dibujando o lo que sea, y luego le pasa el diario a otro. El otro colaborador agrega respuestas, crea su propia entrada en el diario y luego lo devuelve. También pueden decorar un "buzón" y escribirse cartas entre sí. Este tipo de proceso de llevar un diario puede facilitar la comunicación acerca de cosas que podrían ser difíciles de hablar cara a cara.

Has que tu niño o adolescente haga un arcoíris en la portada o en la primera página de un cuaderno. Juntos, asignen un estado de ánimo a cada color. En el diario, dibuja un calendario semanal de siete cuadrados. Además de cualquier entrada en el diario, tu hijo puede agregar uno o dos colores para mostrar cómo se siente ese día. Al final de la semana o del mes, pueden revisar las páginas del diario para ver cómo van las cosas y si hubo patrones o cambios. Este tipo de diario puede revelarles muchas cosas a los niños, adolescentes y a las familias.